Avisar de contenido inadecuado

El Manejo de la Basura en Venezuela

{
}

De las 19 mil toneladas de residuos que se producen diariamente en Venezuela, alrededor del 80% pudieran ser reciclados, con lo cual no sólo resolveríamos el primer problema ambiental del país, sino hasta pudiéramos generar alrededor de 250 mil empleos directos y más de 1 millón indirectos en un año. Sin embargo en el país, no se recicla ni una quinta parte de los residuos.

Los desechos son desperdicios o sobrantes de las actividades humanas. Se clasifica en gases, líquidos y sólidos; y por su origen, en orgánicos e inorgánicos.

En los últimos años las naciones del mundo industrializado han cuadriplicado su producción de desechos domésticos, incrementándose esta cifra en un dos o en un tres por ciento por año. El volumen de producción de desechos es inversamente proporcional al nivel de desarrollo del país que se trate. Diariamente consumimos y tiramos a la basura gran cantidad de productos de corta duración, desde los pañales del bebé hasta el periódico.

Se estima que los envases de los productos representan el 40% de la basura doméstica, siendo nocivos para el medio ambiente y además encarecen el producto. Una vez puesta la tapa en el cesto de basura, se olvida el problema; a partir de ahí es asunto de los municipios. Estos tienen varias posibilidades: arrojar la basura en vertederos (solución económica pero peligrosa); incinerarla (costosa pero también contaminante); o separarla en plantas de tratamiento para reciclar una parte y convertir en abono los residuos orgánicos. Esta sería una solución mucho más ecológica, pero también más costosa.

El destino final de la basura es administrada por el municipio, quien la confina al denominado "Relleno Sanitario".

En Venezuela los desechos sólidos ha ido en continuo crecimiento, situándose entre los países generadores de mas basura por habitantes, 62% de origen domestico y 38% de origen industrial (BIOMA, 1991). El 80% de la basura en Venezuela permanece a cielo abierto, y solo un porcentaje reducido es separado informalmente para ser reciclada por algunas empresas. Las ciudades pequeñas generalmente planifican y desarrollan sus sistemas de aseo urbano con soluciones locales. En cambio, las ciudades grandes, densamente pobladas y urbanizadas, presentan problemas que sobrepasan los límites municipales, como la escasez de áreas para la disposición final de la basura, conflictos en el uso del terreno con la población establecida alrededor de las instalaciones para el tratamiento y destino final, exportación de basura a municipios vecinos, basureros que contaminan los escasos recursos hídricos, etc. Adicionalmente, cabe acotar la falta de conocimiento del venezolano acerca del ambiente, ya que solo un 7% de una muestra nacional (BIOMA, 1991), consideró la protección ambiental un tema prioritario. Según el informe, el venezolano no analiza su comportamiento en relación con el estado del ambiente y solo destaca como importantes a los problemas que afecten su entorno inmediato (humo y basura) y aquellos que le son más tangibles por su efecto visual y por estar asociados a un servicio público (aseo urbano).

 

Venezuela requiere de alrededor de 150 rellenos sanitarios para atender la necesidad actual de disposición final de los desechos sólidos. En  el país no hay rellenos sanitarios aptos, “ninguno de los que existen, tienen las características de un relleno sanitario, para empezar en un relleno sanitario no debe haber humo, ni mal olor” y tienen que cumplir con las disposiciones ambientales y sanitarias. En Venezuela los llamados rellenos sanitarios, son vertederos o botaderos de basura, se pueden ver estos en casi todas las ciudades de Venezuela, hombres, mujeres y niños que deambulan por los residuos, aguas superficiales y subterráneas que se contaminan, deterioro del paisaje, degradación del suelo y contaminación del aire por malos olores y quemas aisladas. La situación se complica toda vez que los encargados del manejo de tales instalaciones, no siempre cuentan con el equipamiento básico necesario lo cual puede atentar directamente contra su salud. Por si esto fuera poco, y muy lejos de lo que sugieren los expertos, en Venezuela no llegamos a un 0.8% de reciclaje de los desechos que se acumulan en estos lugares. Por esta razón, es común observar toneladas de desperdicios de todo tipo acumulándose por calles y avenidas, particularmente en áreas donde el comercio buhoneril se apodera de las aceras. De allí que el 60% de los desechos sólidos urbanos sean empaques, envoltorios o cajas. La vida útil de un relleno sanitario es de 12 años mínimo.

Frente a esta situación, tan responsable es el que ensucia como el que deja ensuciar. La basura es una responsabilidad de todos, y no sólo de las alcaldías y las empresas recolectoras. De allí la importancia de cumplir con los horarios y sitios establecidos para la recolección, además de la necesidad de incidir positivamente en la disminución de la generación de los residuos y el fomento de esfuerzos alternativos dirigidos a reutilizar lo más posible y reciclar lo que se pueda reciclar. En Venezuela existen alrededor de 400 vertederos de basura, que pudieran ser absorbidos y controlados con todas las consideraciones ambientales con unos 100 o 150 rellenos sanitarios.

En opinión de algunos especialistas, un relleno sanitario "modelo" podría costar entre 40 y 80 millones de Dólares para atender entre 2 y 4 mil toneladas mensuales, en un lapso de 20 años. La buena noticia es que los costos de producción aparentemente pudieran garantizar la recuperación de una inversión en menos de 10 años, con lo cual, además de solucionar un problema de primera prioridad nacional, sería una extraordinaria oportunidad de negocio.

La Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela y casi sin excepción la totalidad de los ordenamientos que completan nuestro andamiaje del derecho positivo, consagra en el Articulo 127, que toda persona tiene derecho individual y colectivamente a disfrutar de una vida y de un ambiente seguro, sano y ecológicamente equilibrado, además el Estado protegerá el ambiente, la diversidad biológica, los recursos genéticos, los procesos ecológicos, los parques  nacionales y monumentos naturales… Asimismo es  una obligación fundamental del Estado, con la activa participación de la sociedad, garantizar que la población se desenvuelva en un ambiente libre de contaminación, en donde el aire, el agua, los suelos, las costas, el clima, la capa de ozono, las especies vivas, sean especialmente protegidos, de conformidad con la ley.

Estos enunciados de los Derechos Ambientales no se cumplen en la comunidad de Cambalache en el municipio Caroní del estado Bolívar. Los vecinos tienen que soportar a diario la quema de la basura que se registra en el vertedero de basura municipal de ciudad Guayana, no es solamente la contaminación ambiental de los desechos que tienen que soportar, tienen un peligro igual o mayor por la cercanía de la comunidad con las lagunas de oxidación de la empresa CVG BAUXILUM. La laguna de licor de soda cáustica, conocida como lagunas de lodo rojo; este es uno de los principales problemas ambientales de las empresas básicas, su origen se deriva del proceso de refinación de la bauxita para la obtención de la alúmina, materia prima necesaria para la producción de aluminio, se genera los lodos rojo y la soda caustica que son depositados en las lagunas próximas al rio Orinoco y trae como consecuencia la contaminación del rio, por filtraciones, además el rebose inesperado de un embalse de almacenamiento, debido a condiciones climatológicas, podría generar la contaminación y muerte de los ríos y afluentes aledaños a la planta.

Los vecinos de Cambalache no quieren correr la misma suerte de los habitantes de Aika (Veszprém, Hungría), cuando se produce una catástrofe industrial, el 4 de octubre de 2010, tras romperse un dique liberando cerca de un millón de metros cúbicos de desechos de lodo rojo, en la Fábrica de Alúmina de Ajka, el lodo alcanzó entre 1 y 2 metros de altura inundando las localidades aledañas. En este accidente murieron 10 personas y resultaron 150 heridos. Además de la gran contaminación ambiental que alcanzó incluso al rio Danubio.

Los habitantes de Cambalache han librado una constante lucha para que reubiquen de forma inmediata este vertedero y que la alcaldía el Municipio Caroní o el gobierno nacional  construya un relleno sanitario; pero no es solamente a los vecinos de Cambalache que afecta esta quema de basura. Es también a los habitantes de San Félix y Puerto Ordaz que sus habitantes ponen en peligro su vida y su salud, por la alta contaminación ambiental y los gases y partículas que genera la incineración de los desechos sólidos.

Este vertedero de basura colapso, y como ocurre casi siempre en este país, porque nos hemos olvidado de la planificación, la organización, supervisión y control de los procesos casi siempre los problemas nos alcanzan sin tomar las medidas pertinentes. La quema de la basura produce gran contaminación ambiental. La quema a cielo abierto de basura municipal ocasiona la emisión de distintos contaminantes. Basados en el cálculo de cargas de contaminación del aire proveniente de la disposición de desechos sólidos, según el Centro Panamericano de Ecología Humana y Salud de la Organización Panamericana de la Salud, las cantidades calculadas de los principales contaminantes por la quema a cielo abierto de basura municipal son:

Por cada tonelada de desechos sólidos quemados (t):

Partículas : 8 Kg./t
SO2 : 0.5 Kg./t
Óxidos de Nitrógeno (NOx) : 3 Kg./t
Hidrocarburos : 15 Kg./t
CO : 42 Kg./t

La basura genera dos tipos de gases:

Gases De Invernadero: Estos gases son el metano y el bióxido de carbono cuyas propiedades son retener el calor generado por la radiación solar y elevar la temperatura de la atmósfera.

Degradadores De La Capa De Ozono: Hay productos que por la naturaleza de su fabricación y los agentes químicos utilizados en su elaboración, generan ciertos gases que desintegran la capa de ozono. Estos gases son conocidos como clorofluorcarbonados o CFC´s  y se emplean en la fabricación de envases de unicel o como propulsores de aerosoles para el cabello, en algunas pinturas y desodorantes. Cuando los envases de estos productos son desechados a la basura se convierten en fuentes de emisión de estos gases. El unicel o poliestireno expandido, se obtiene a partir del estireno clasificado en el grupo 2B (posiblemente carcinogénico para los seres humanos) según el listado de la International Agency for Research on Cancer, IARC, de la Organización Mundial de la Salud. 

Resolver la problemática del vertedero de desechos sólidos en el Municipio Caroní es competencia del ejecutivo regional y municipal, porque así lo indica la Ley de Gestión Integral de la Basura en sus artículos 8 y 9, donde se explican las obligaciones de ambas autoridades gubernamentales sobre el manejo integral de desechos sólidos.

En el artículo 8 reza que el poder ejecutivo estadal debe “prestar los servicios de transferencia y disposición final de desechos sólidos”, en el numeral 2 del mismo artículo explica que debe “participar en el aprovechamiento de residuos, mediante la creación de empresas de propiedad colectiva, conjuntamente con las comunidades organizadas”.

En cuanto a las competencias de la municipalidad resalta “dar cumplimiento a los cronogramas de adecuación de los vertederos a cielo abierto para su clausura”.

Soluciones al problema de los desechos sólidos.

La principal solución correctiva que debería de tomarse parte de una correcta gestión de los residuos sólidos, cuente con un Relleno Sanitario que cumpla con todas las normas técnicas necesarias. Debe de haber un manejo integral de los residuos sólidos, desde su generación hasta su disposición final.

El principio básico del funcionamiento de un relleno sanitario es el de la aplicación de principios de ingeniería para confinar la basura, reduciendo su volumen (al mínimo practicable) y cubriendo la basura con una capa de tierra al final de cada jornada. Éste debe de contar con:

Un sistema de drenaje de biogás que tiene por finalidad evacuar el gas metano y otros de fermentación (fundamentalmente anaeróbica) que se forman en el interior de la masa acumulada en el transcurso del tiempo. Esto evitaría la combustión espontánea que se produce en la basura, que provoca contaminación atmosférica.

Un diseño de captación de lixiviados, ya que si el espesor del suelo entre la base del relleno y las aguas subterráneas no logra atenuar el alto poder contaminante del lixiviado, éste contaminará las aguas subterráneas, alterando así sus características físicas, químicas y biológicas.

Un sistema de drenaje de agua diseñado para reducir en lo posible la cantidad de agua que llega a las diferentes partes del área de la zona de relleno ya sea por precipitaciones directas, por escurrimientos del agua de terrenos adyacentes, por crecientes de ríos o arroyos y por filtración del subsuelo del relleno. Por referencias de los trabajadores del relleno sanitario, anteriormente se trabajaba con tuberías para escape del biogás, pero actualmente, como ya se mencionó, el tratamiento se limita al enterrado de la basura.

Otra medida de corrección parte desde la etapa de la producción de la basura, disminuyendo la actitud de usar y botar, por una de un mejor aprovechamiento de los bienes y el reciclaje.

Desde el punto de vista ecológico, la solución no necesita de grandes tecnologías, ni inversiones multimillonarias: Se trata de aplicar planes de ahorro, aprovechamiento y reciclado, acompañados por adecuadas compañas formativas, que permitan el máximo rendimiento y la recuperación de todos aquellos materiales presentes en la basura, pero aprovechables como materia prima.

La basura produce daños a la naturaleza, sobre todo por el aumento de materiales inorgánicos como recipientes, bolsas, residuos industriales, pilas, pañales desechables y otros. También es causa de muchas enfermedades porque en ella se multiplican microbios.

Se debe manejar adecuadamente la basura para evitar la contaminación. La difusión de mensajes que informen y orienten sobre este problema, será de gran importancia para disminuir la degradación del medio ambiente y mejorar las condiciones de salud.

Las dificultades para la eliminación de los desechos domiciliarios e industriales pueden ser superadas con la generalización del concepto de reciclado. Reciclar significa volver a usar como materia prima elementos utilizados y descartados anteriormente, para producir otros nuevos. Esa tarea permite una sensible disminución de los residuos, a la vez que ahorra enormes cantidades de agua y energía. En países desarrollados, el proceso se facilita con la recolección selectiva de la basura. El papel, el vidrio y otros materiales son fácilmente reciclables. En cambio, sería conveniente limitar el uso de envases plásticos que no sean los nuevos polímeros autodegradables y de envases de hojalata -actualmente, en realidad, de aluminio- ya que la producción de la lámina de este material es cara y contaminante, y genera elevado consumo de agua.

jlrlinares@gmail.com

 

{
}

Álbum de fotos de El Manejo de la Basura en Venezuela

2 de 2

Ver fotos de El Manejo de la Basura en Venezuela

{
}

Comentarios El Manejo de la Basura en Venezuela

HOLA. HE VISTO SU PAGINA Y ME HA INTERESADO TENER UNA CONVERSACION CON USTED, TENEMOS UN PROYECTO SERIO REFERENTE A ESTE TEMA. ESPERO PUEDA CONTACTAR.
GRACIAS

Yajaira Navas Yajaira Navas 10/11/2011 a las 19:49

LE ENVIE UN MENSAJE, EL CUAL QUIERO ACOTAR QUE NO ES UN COMENTARIO, ES MAS EL INTERES DE INFORMAS QUE ESTAMOS ELABORANDO UN PROGRAMA AMBIENTAL ECOLOGICO EL CUAL BUSCA SER PARTE DE LA SOLUCION Y NO SOLAMENTE TOCAR UNA VEZ MAS EL PROBLEMA DE LA BASURA. AGRADEZCO SU ATENCION. BUENA TARDE.

Yajaira Navas Yajaira Navas 10/11/2011 a las 19:54

Deja tu comentario El Manejo de la Basura en Venezuela

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.